Mercedes-Benz será la primera marca en adaptar legalmente el Nivel 3 de conducción autónoma

Mercedes-Benz será la primera marca en adaptar legalmente el Nivel 3 de conducción autónoma

Mercedes-Benz se convirtió en la primera automotriz del mundo en cumplir los exigentes requisitos legales para el Nivel 3 del sistema de conducción autónoma.

La Autoridad Federal Alemana de Transporte Motorizado (KBA) es quien ha otorgado esta aprobación, allanando así el camino para ofrecer un sistema de este tipo a nivel internacional, para luego ser adaptado de acuerdo a los requerimientos de cada país.

Alemania ha asumido un papel pionero en este sentido con la apertura de la Ley de tráfico por Ruta (StVG) para los sistemas de Nivel 3 que comenzó a implementarse este año. Por ello, a partir de 2022, los clientes podrán comprar una Clase S con el DRIVE PILOT, lo que les permitirá conducir en modo condicionalmente automatizado a velocidades de hasta 60 km/h en situaciones de tránsito intenso o congestiones vehiculares en tramos específicos de autopistas en Alemania.

Esta tecnología por ahora será exclusiva de Alemania hasta que otros países tengan un marco legal nacional apropiado. El sistema también estará disponible en los vehículos eléctricos EQS.

El Nivel 3 trae una automatización condicional de la conducción. Esto significa un manejo autónomo con asistencia a determinadas tareas de la conducción, aunque el conductor debe estar preparado para tomar el control del automóvil en todo momento y cuando sea necesario. El sistema se desactiva de inmediato cuando el conductor lo solicita y también demanda la intervención del conductor cuando detecta algún fallo en su funcionamiento o cuando los límites de su ámbito de actuación van a ser sobrepasados (el sistema se diseña con limitaciones geográficas, etc.).

DRIVE PILOT

Mercedes-Benz ofrece inicialmente este sistema en 13.191 kilómetros de autopistas distribuidos por Alemania. Ya se están realizando extensas pruebas de manejo con estos sistemas en otros países como Estados Unidos y China, por mencionar algunos ejemplos.

En los tramos de autopistas donde la densidad del tráfico es alta, el DRIVE PILOT puede ofrecer hacerse cargo de la conducción, inicialmente hasta la velocidad legalmente permitida de 60 km/h. Los controles necesarios para esto se encuentran en el volante, a la izquierda y a la derecha encima de los huecos para el pulgar.

Cuando el conductor activa el DRIVE PILOT, el sistema controla la velocidad, la distancia y mantiene el carril. Además de los datos del sensor, el sistema recibe información sobre la geometría, el perfil de la ruta, las señales de tránsito y eventos inusuales (accidentes u obras en la ruta). El sistema reacciona ante situaciones de tráfico inesperadas, como virajes bruscos o la necesidad de frenar y las gestiona de forma independiente.

La ubicación exacta del vehículo se determina mediante un sistema de posicionamiento de alta precisión. Esto es mucho más poderoso que los sistemas GPS convencionales. Además, los datos obtenidos de la navegación por satélite se comparan con las informaciones de los sensores y de un mapa digital HD. Los datos de los sensores, cámaras y radares ofrecen información sobre la geometría y características de la ruta, los puntos de referencia y/o las señales de tránsito.

El DRIVE PILOT quita tensión al conductor para no pensar en el tránsito y le permite realizar tareas auxiliares en la pantalla central, como navegar por internet, leer mails o relajarse mientras ve una película.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.